Primeras impresiones

El Braemar fue adquirido por Fred Olsen y renombrado en dedicatoria al castillo de esta localidad que fue construido en 1628 por John Erskine (siglo XVII). El buque, a pesar de sus años, ha sido reformado constantemente y adaptado a la actualidad y ofrece buena confortabilidad en todo su conjunto. El Braemar ofrece cruceros exclusivos y a precios realmente competitivos.

Qué esperar

Destacamos de esta nave su accesibilidad y espaciosidad en sus distintas zonas comunes, a pesar de su reducido tamaño. Un producto ideal para relajarse y disfrutar de la navegación gracias a sus numerosas terrazas al mar. Pensado para el mercado británico, tiene un índice de satisfacción bastante elevado entre sus clientes por su trato más personalizado y familiar. A bordo encontramos muchas zonas para practicar la lectura o los juegos de mesa, una piscina interior y otra exterior en popa, un gran salón de actos, un pequeño casino... Los pasajeros pueden elegir entre 14 categorías distintas de camarotes, 251 son exteriores y 126 son interiores. Pero lo más destacado es, sin duda alguna, la gran cantidad de camarotes individuales, para alojar a una sola persona. En total existen 21 en este baco. Para minusválidos, encontramos 4 camarotes adaptados.

Entretenimientos a bordo

# El "Thistle" es el restaurante principal, incluido en el precio del crucero. También hay la opción más infomal del buffet "Palms Café", y del grill exterior.

# Para los amantes de la lectura, a bordo se encuentra una de las bibliotecas con más libros existentes a flote.

# Se ofrecen dos espectáculos cada noche en el salón de actos "The Neptune Lounge" donde se realizan, básicamente, actuaciones musicales y humor británico.

A quien nos encontraremos

A bordo de los barcos de Fred Olsen nos encontramos a pasajeros británicos, en su mayoría, con una media de edad de 60-70 años en temporada media o baja y de 50-60 años en temporada alta o semi-alta. No es una compañía para navegar con niños sino para viajar relajadamente, donde la armonía y la serenidad reinan por todo lo alto.