Primeras impresiones

Con su notable sentido del estilo, la elegancia y la gracia, el Amadeus Princess invita a viajar en un viaje refinado y lujoso. Tiene un área de recepción imponente, los camarotes y bien iluminados y suites con espléndidas vistas del paisaje  y las muy  grandes Suites (30 metros cuadrados), que, más que cualquier otra característica, subrayan las cualidades destacadas de este elegante barco.

Qué esperar

Los camarotes incluyen TV de pantalla plana,  y accesorios de baño de diseño – siguiendo los estándares de un moderno hotel - con el 80% de los camarotes con magníficas ventanas panorámicas y balcones franceses. Todo esto, naturalmente, se aplica también a las dos suites en la cubierta de Mozart,.
La elegancia se extiende a la perfección en las zonas comunes, especialmente en el restaurante y el bar Panorama, que ha sido diseñados por la reconocida empresa de diseño Minich Interior. Los pasajeros pueden hacer un poco de ejercicio en el gimnasio o en el mini golf, mientras que aquellos que buscan la salud y tratamientos de belleza serán bienvenidos en el Club Vital o el salón de belleza.
La cubierta panorámica, que es fácilmente accesible por un ascensor desde todas las cubiertas, ofrece a los pasajeros la oportunidad de mejorar su bronceado.Como alternativa, el Club AMADEUS proporciona un lugar tranquilo para relajarse con un buen libro, o el café Internet desde donde informar a familiares y amigos sobre las emocionantes experiencias y los cautivantes paisajes que se disfrutan durante el crucero.

Entretenimientos a bordo

# Mientras el buque navega durante la mañana, los pasajeros desayunan cómodamente en el restaurante o en el bar de cubierta, contemplando los maravillosos paisajes. Por la tarde, el pasajero puede disfrutar de la escala hasta bien entrada la noche.

# La oferta gastronómica en este tipo de buques es excelente gracias a la preparación moméntanea de las comidas. A bordo se ofrecen platos típicos de los distintos lugares que el buque visita.

# La animación de a bordo no es comparable a un gran buque de crucero marítimo pero las noches son amenizadas con música clásica y bailes que los propios pasajeros se encargan de organizar. El pasajero es el protagonista de unas veladas íntimas, rodeados de un aire muy familiar.

A quien nos encontraremos

A bordo de los buques fluviales de la elegante naviera Lüftner Cruises, el idioma oficial es el alemán y el inglés. Muchos centro-europeos embarcan en esta compañía pero cada vez es más frecuente encontrarnos a pasajeros del sur. La media de edad ronda los 60 años (50 años en verano y 70 años en temporada baja o semi-baja). Los niños tienen su pequeño rincón, donde una persona de la tripulación (monitor/a) cuida de ellos si se le requiere.