Primeras impresiones

El Seabourn Sojourn es el segundo de una serie de tres buques que la compañía mandó construir al astillero italiano T.Mariotti. Con un tonelaje de 32.500 TRB y una capacidad de 450 pasajeros con 335 tripulantes (un ratio pasajero/tripulante muy alto), esta clase de barcos significan un paso al frente para Seabourn, que mantiene todo el lujo y la excelente calidad y servicio a bordo. El barco tiene un tamaño perfecto, no se hace pequeño, y ofrece todo lo que puede ofrecer un barco grande pero con detalles increíbles, con un servicio y una gastronomía excelentes.

Qué esperar

A bordo, pocas instalaciones de ocio y entretenimiento nos encontraremos, pero sí espacios para el relax y la lectura, para tumbarse al sol y recibir un masaje en cubierta. También para disfrutar de la gastronomía y de su mágico entorno, como comer en la terraza de popa que ofrece excelentes vistas al mar. En el camarote (suite), recibiremos la atención y un servicio totalmente exclusivo. Dependiendo del crucero, a bordo existe una escuela náutica donde los pasajeros pueden practicar esnórquel, pasear en zodiac... Se ofrecen prácticas de submarinismo y en los cruceros por el Caribe y la Polinesia, incluso existe la posibilidad de comer marisco en la playa, rodeados de arena blanca y aguas cristalinas. Existen hasta 13 categorías de camarotes distintos, todos ellos exteriores (199 ofrecen balcón privado). En cada uno de ellos el pasajero puede disfrutar de un servicio estelar y de un completo y lujoso "set" de baño.

Entretenimientos a bordo


# La oferta gastronómica es excelente. Existen 3 restaurantes a la carta, un restaurante en cubierta y la posibilidad de cenar en su Suite. Destacar el restaurante alternativo, íntimo y exquisito. La gastronomía a bordo está supervisada por el prestigioso "chef" Charlie Palmer.

# El amplio Spa de dos cubiertas, gestionado por Elemis, es el mejor lugar para relajarse completamente.

# "Seabourn Square", es una zona donde los pasajeros pueden realizar el check-in, contratar servicios y excursiones, alquilar un libro o películas para ver en su Suite o tomar un café. Es el corazón de esta nave.

A quien nos encontraremos

Navegar a bordo de uno de los buques de Seabourn es sencillamente especial. A bordo, encontramos a pasajeros experimentados y muy exigentes, que adoran el servicio personalizado y la excelente gastronomía. Un buque ideal para navegar relajadamente y rodeado de lujo. Ambiente informalmente glamuroso.