Primeras impresiones

El Silver Explorer es un buque muy especial, diferente al resto de barcos de la flota Silversea. Construido en 1989 pero completamente renovado por la compañía en 2008, este buque realiza cruceros de expedición y ofrece un nivel de servicio a bordo impecable y muy familiar. Hasta Abril del 2011 su nombre fue Prince Albert II.

Qué esperar

A bordo de esta nave el pasajero puede disfrutar de un ambiente muy sereno, relajado y de una propuesta gastronómica excelente. Destacamos la sala observatorio y el espacio náutico, donde los pasajeros pueden disfrutar de las actividades náuticas o de las excursiones en zodiak para contemplar la naturaleza en estado puro. Este buque dispone de 11 categorías distintas, 66 camarotes exteriores, de los cuales 6 ofrecen balcón privado más 14 cabinas denominadas "French balconies".

Entretenimientos a bordo

# La gastronomía es excelente, capaz de sorprender a paladares exigentes. Los pasajeros pueden deleitarse con la gastronomía que ofrece Silversea tanto en el restaurante principal como en la terraza exterior.

# A bordo de esta nave no existen ni teatros ni salas de baile... la mejor alternativa para entretenerse es disfrutar de una agradable charla con los amigos mientras se toma una copa.

# Los "tours" son muy exclusivos y especialmente diseñados por especialistas de las zonas que el barco visita, guías con excelentes conocimientos del lugar que se visita. La compañía ofrece un "pic-nic" para aquellos que desean realizar su excursión en bicicleta o a pie.

A quien nos encontraremos

A bordo de este buque expedicionario, los pasajeros pueden disfrutar de un ambiente informal pero experimentado. Los pasajeros que embarcan en este tipo de cruceros son expertos viajeros, amantes de la aventura y la naturaleza y que valoran el trato familiar y las excelencias gastronómicas. La mayor parte del pasaje es americano pero embarcan muchos europeos, cada vez más.