Primeras impresiones

El Miracle es el 4º y último buque de la serie Spirit y el 21º barco construido por la flota Carnival Cruise Lines. El Miracle es un barco espectacular, donde un mundo fascinante en su interior espera a los pasajeros más activos, donde disponen de todo tipo de zonas para el ocio y el entretenimiento, pero también para el relax, gracias a su completo Spa de proa con vistas al mar. Su decoración está basada en el arte y en algunas obras tan reconocidas como el Fantasma de la Opera, Sherlock Holmes o el Capitán Ahab. En todas y cada una de las zonas comunes, el pasajero se deslumbra por sus esculturas de bronce que adornan el área de las piscinas.

Qué esperar

A bordo, el pasajero puede disftrutar de un día cargado de actividades que organiza el equipo de animación. El barco, un destino en sí mismo, ofrece muchas alternativas, destacando las dos salas de espectáculos, la animada discoteca, las tres piscinas (una de ellas con cubierta retráctil), el gran casino, los distintos bares, etc. A bordo existen hasta 20 categorías de camarotes distintos.

Entretenimientos a bordo

# En el brillante teatro de 3 niveles de altura, "The Mad Hatter's Showlounge", el pasajero puede disfrutar de un espectáculo al estilo Broadway mientras se toma una copa.

# Existen varios restaurantes a bordo. Uno es especialmente exclusivo, el "Nick&Nora's Supper Club", con cargo aparte y donde los chefs sorprenden a los pasajeros con el paladar más exigente, con carta a base de carne, pescado, marisco y deliciosos postres, además de una completa selección de vinos californianos.

# Tras una "intensa" jornada, qué mejor manera de relajarse en el completo y luminoso "SpaCarnival", que ofrece instalaciones muy completas (saunas, bañera hidromasaje, zona de relax...) y una extensa carta de tratamientos faciales, corporales, etc.

A quien nos encontraremos

El idioma oficial es el inglés pero existe atención en español. A bordo, encontraremos a un alto índice de pasajeros americanos. Es un buque ideal para navegar en familia, con niños y con amigos. Encontraremos un ambiente festivo, familiar e informal. No es un barco ideal para relajarse completamente, sino para disfrutar de sus sugerentes e innovadoras áreas de entretenimiento y ocio durante unos días en alta mar. A bordo, la diversión está asegurada.