Primeras impresiones

El Grand Mistral fue construido en Chantiers de l’Atlantique (Francia) en 1999 por la compañía Festival. El buque fue adquirido por el grupo Orizonia tras la quiebra de Festival y, posteriormente, el grupo Orizonia cedió su división de cruceros a la poderosa Carnival Corporation, que tomó el mando de la compañía en 2008. El Grand Mistral es considerado uno de los barcos más queridos por los pasajeros españoles, por su propuesta familiar y por su ambiente 100% latino. Es un buque que reúne espacios cálidos, bien distribuidos y confortables, y que presenta una oferta recomendada para pasajeros de todas las edades, un buque ideal para navegar en familia, en grupo y en pareja.

Qué esperar

El buque dispone de un total de 624 camarotes. Destacamos las nuevas suites que se instalaron en popa, las 6 suites Royal -que disponen de jacuzzi privado en su terraza con envidiables vistas al mar, baño de lujo con ducha hidromasaje, salón-comedor y habitación adyacente- y las 8 suites familiares –que ofrecen una habitación con cama de matrimonio, sofá cama para 1 o 2 personas y habitación contigua para 1 persona, además de un completo aseo con ducha y salón-. Además, el Grand Mistral ofrece 80 camarotes con balcón, las denominadas suites con terraza, de 22 m2, los 12 camarotes exteriores con balcón ofrecen menos espacio que las suites con terraza pero son igualmente confortables, los 287 camarotes exteriores y los 231 de interiores. Todos estos camarotes estándares ofrecen 2 camas que pueden convertirse en cama de matrimonio, TV, sofá, baño con ducha y armario.

El pasajero tiene a sus disposición varios espacios para el ocio, el entretenimiento y el relax, destacando las 2 piscinas exteriores (una de ellas con hidromasaje incorporado), sus jacuzzis, el spa, el teatro de 2 niveles de altura, el restaurante principal, el buffet, el amplio solárium, el piano-bar, el salón para fumadores, el salón de baile y espectáculos  y la discoteca Club Banderas.

Entretenimientos a bordo

# Cada noche se ofrece un espectáculo en el Teatro Ibiza, capaz de acomodar a 575 espectadores. Antes del “show” nocturno, los pasajeros pueden disfrutar del animado Bingo que organiza el equipo de animación.

# A bordo existen dos restaurantes a la carta, el Mallorca, para pasajeros que se alojan en camarotes interiores, exteriores y balcón estándar, y el restaurante Formentor, reservado para los pasajeros que se alojan en cualquier tipo de suite.

# Los pasajeros no se pueden perder las noches de humor y música en el Café Gijón (sala de jazz y coctelería) o en el piano-bar Il Borsalino.

A quien nos encontraremos

En los buques de Iberocruceros, las actividades, los espectáculos y los anuncios a bordo se ofrecen en español, así como las cartas en el restaurante y los diarios a bordo, que también son ofrecidos en español. En definitiva, este barco ofrece un ambiente 100% latino, donde la fiesta y la diversión no cesan en ningún momento. Ideal para disfrutar de unas vacaciones en alta mar en familia o rodeado de amigos.